2 de diciembre de 2011

SOLO SE TRATA DE CREER

Esta mañana iba apurada para ir a trabajar. Agarro por el mercado callejero así voy mirando cosas que por ahora no puedo comprar. Un chico me habla rápido y me sigue el paso pidiéndome que lo escuche. Es joven, muy joven. Lindo, bien vestido. Tiro afuera mi gesto de siempre para espantar a los que piden colaboraciones monetarias. Pero una frase en el medio de todo ese rápido hablar me golpea duro “Usted despreciaría a uno sin madre como yo?”

La frase hace eco en mi mente y es sólo en ese instante que lo veo. Un joven crecido en un orfanato. Demasiado grande para permanecer allí, el gobierno le da las espaldas para seguir estudiando. Cuando le sonrío me pregunta: Porqué? Usted adoptaría a uno como yo? Le respondo que sí, su mirada es transparente. Finalmente saca sus fotografías, estampadas en bello cartón, y la primera es un tigre del Bengala, justo el animal que apasiona a mi hijo en este momento. Le doy los únicos cinco euros que tengo en la billetera.

Con un beso cierra nuestro contrato y desaparece entre la gente. Me despierto del encanto y me doy cuenta de que no hay credencial, ni certificado, ni nada que testimonie que todo lo que me contó pueda ser verdad. Me engañó. Su madre estará en casa mirando TV mientras yo limpio pisos. Pero no me importa, yo creo en todo lo que me dijo, después de todo un chico tan joven no debería estar en la calle humillándose vendiendo fotografías. Deseo que sus sueños se hagan al menos un poquito realidad.

Termino de trabajar y paso otra vez por el mercado. Un chico, esta vez no tan joven, me habla rápidamente y sigue mi paso. Antes que me cuente su historia de huérfano le hago ver el tigre de Bengala. Se aleja en silencio y me deja en paz con mi ilusión de que todo vuelve, y de que hoy soy una persona mejor que ayer.

30 de noviembre de 2011

El continente que puede salvar el libro

América Latina se está convirtiendo en la gran esperanza de las casas editoriales reunidas esta semana en la Feria Internacional del Libro (FIL) de Guadalajara, uno de los más importantes puntos de encuentro para escritores y lectores en español, pero también una inmensa sala de negocio para 1.900 compañías de 43 países.


Los promotores de la Feria y los editores coinciden en que la región puede aprovechar la crisis mundial para potenciar su mercado interno, favorecido por el buen rumbo de algunas economías locales, y vender sus autores a países del exterior que también están esquivando la crisis.


"Le corresponde a América Latina jalar de la carreta", asegura Nubia Macías, directora de la FIL.

"Los países latinoamericanos estamos en condiciones ya de dar el salto cualitativo, dejar de ser un mercado emergente y ser un espacio real de creatividad, lectores y consumidores de libros", le dice a BBC Mundo.


Como ejemplo, subraya Macías, los autores latinoamericanos generan cada vez más interés de las editoriales de Estados Unidos con su mercado hispano, que quiere encontrarse con los libros de América Latina.


También Asia, sobre todo Corea y China, muy interesada en la cuenca del Pacífico, asegura.

Más clase media, más jóvenes

"Sólo en el primer fin de semana de la Feria estamos en un nivel de ventas 30% mayor más que el año pasado", dice el presidente del Grupo Planeta en México.

Los lectores de América Latina también podrían salvar la temporada al sector editorial español, líder del mercado hispanohablante.


La exportación de productos españoles al continente ronda los US$235 millones al año incluso en los años de crisis mundial, con México y Argentina entre sus principales clientes, según el último informe de la Federación Española de Cámaras del Libro.


La Feria de Guadalajara suele verse como el termómetro para medir las ventas de los meses de invierno, y "las perspectivas son buenísimas", le dice a BBC Mundo José Calafell Salgado, presidente del español Grupo Planeta en México.


"Sólo en el primer fin de semana de la Feria estamos en un nivel de ventas 30% mayor más que el año pasado", explica.


El creciente interés editorial por Latinoamérica se explica por el tremendo potencial de lectores, dice Calafell.


"Brasil o Perú son países donde las clases medias están creciendo y con ello el número de posibles consumidores en formato tradicional y digital", dice.

El fenómeno "Crepúsculo"Esos nuevos consumidores parecen tener claro las historias que prefieren.



La narrativa infantil y juvenil es la de más crecimiento en América Latina y la que más impacto está teniendo en el mercado, de acuerdo a los organizadores de la FIL.


"El boom anglosajón de la literatura de terror ha tenido incidencia en el mercado latino, también la novela para adolescentes, la literatura policiaca y las nuevas corrientes de narradores rompedores, irónicas, humorísticos y muy urbanos", según Macías.

Los relatos de vampiros adolescentes, sirenas y otros seres fantásticos, como los de la saga estadounidense "Crepúsculo" están arrasando en español.

"En América Latina, la pirámide de población tiene una base todavía muy ancha: hay muchos niños y adolescentes", dice el presidente de Planeta.

"Por eso el éxito de las novelas juveniles del estilo de Harry Potter o las Crónicas de Narnia en el continente. Todas las editoriales estamos buscando ese fenómeno, que en nuestra editorial ya alcanza el 15% de las ventas".

En cualquier caso, harán falta escritores locales que puedan saciar a los nuevos lectores.

La Feria de Guadalajara seleccionó a 25 talentos aún desconocidos internacionalmente, la futura generación de autores venezolanos, nicaragüenses, colombianos… que poco tienen que ver con sus predecesores.


"Los autores del crack ya rompieron con la generación del Boom Latinoamericano. Ahora los escritores se han dado a temas más universales, con un mercado muy diversificado. Se están apropiando de los géneros, los van convirtiendo con su costumbrismo, su realidad y su imaginario", dice Nubia Macías.

Según explica a BBC Mundo el escritor mexicano Jorge Volpi, "ésta es una época muy individualista donde cada escritor está obsesionado por su propia estética y sus propias referencias, mucho más que con participar de una corriente, un movimiento o una tradición".

Nuevos talentos latinos y globales que, como Giovanna Rivero, nacieron en Bolivia y acabaron escribiendo en Estados Unidos; como Francisco Díaz Klaassen, un chileno educado en la literatura anglosajona que escribe en Nueva York.


O como Miguel A. Chávez, de Guayaquil, Ecuador. Alguien que puede relatar la historia de un indígena que busca fortuna en España como actor porno y fantasear con una reunión entre Stephen Hawking y la música de los Beatles.

"¿Si H.G. Wells se inspiró en Ecuador, por qué no puedo yo ambientar mis historias en otros países?".


Qué interesante! A trabajar, entonces!!
Fuente: BBC Mundo. Lee la nota original: http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2011/11/111129_feria_libro_guadalajara_mgc.shtml

Existe el día del padre

Existe el día del padre, si. Y también el día de la madre, justo. Pero no existe un día para festejar a las personas que nos convierten en tales.


No existe un día para festejar a quien se despierta por las mañanas con una sonrisa enorme o con un llanto porque sí.

No existe un día para festejar a quién tiene miedo de la oscuridad, o es feliz simplemente cuando hay sol.

Un hijo es algo especial, y los padres a veces dejamos escapar la infancia entre apurones y obligaciones, preocupaciones y esfuerzos por darles lo mejor. Pregúntele a un niño que prefiere: un par de zapatillas de marca o su mamá.

Cuando estoy demasiado cansada para leer un cuento antes de dormir, mi hijo lo lee a mí. Cuando estoy triste y tengo ganas de llorar, a mi niña le vienen ganas de llorar.

Ella se enoja cuando respondo “A ha” porque dice que no la estoy escuchando, y cuando le repito las últimas palabras de su discurso, me reta otra vez: “No me estás escuchando pero en otro sentido!” Si, es verdad amor, a veces los padres tenemos tanto en que pensar, que nos perdemos las sonrisas, las miradas, los discursos.

A veces escribo las frases que me hacen reír en un diario, o las cosas chistosas que nos pasaron en el día, porque tengo miedo. Tengo miedo que mi memoria limitada no pueda tener archivo de toda esa grandeza para siempre. Tengo miedo que la infancia pase y yo me haya ocupado demasiado por crear un mundo perfecto alrededor de ellos sin darme cuenta que me fui perdiendo lo mejor. Porque entre los regalos más preciosos que me regalan día a día está la posibilidad de volver a ser niña otra vez, junto a ellos.

Por eso cada día es el día del hijo para mí. Cada día es el día para darles besos, abrazos, todo el tiempo. Día para cocinar tortas juntos o tirarnos en el pasto. Día para saltar en la cama y dejar de lado por un momento el orden. Día para olvidarse del cansancio y contar una historia más.

14 de noviembre de 2011

ROSARINA (poesía para mi ciudad natal...)

Meditabunda, mezclada en la ciudad

deambulo por las calles,

me pinto en el cuadro urbano,

y a veces aterrizo

en un papel gastado



El viento me despeina

más bien me peina

- porque yo nunca lo hago -

y me confundo con los olores

de la llamada Rosario



Quiero irme de acá

- cuando tenga plata lo haré -

pero el transplante de raíz

eso no sé si podré



Andaré por otras ciudades

como ando por mi Rosario

y espero que nadie pueda ver

que soy un àrbol cortado



A lo mejor alguien se apene

al ver que mi raíz se ha quedado:

por más que me vaya a la China

siempre seré de Rosario.

18 de octubre de 2011

BUEN DÍA MUNDO!

Buen día mundo! Viejo y cansado que te levantas todas las mañanas, a veces con un sol imprimido en el rostro, otras veces con una nube negra que no llueve ni se va.


Buen día mundo! Qué te pasa hoy? Estás nostálgico como yo? Extrañas los viejos tiempos, la infancia simple de otros años, la vida sin preocupaciones de una adolescencia pasada velozmente? Te acompaña una canción que te hace dar ganas de vivir en pleno  o tu música suena como un tango melancólico?


Triunfa en ti la paz o triunfa en ti la guerra? En mí a veces la paz, otras la guerra… A veces quiero salir a pelear por lo que es justo, y otras veces bajo los brazos, porque ante tanta impotencia, sólo eso me queda…





Cómo te ven los demás? Ven lo que dicen las noticias, ven la cara que pones todos los días, o ven los mensajes ocultos, las señales que mandas desde lo profundo, ese grito de ayuda que sólo pocos pueden oir?


Buen día mundo! Hoy salió el sol, se despiertan tus problemas, se despierta lo bueno y lo malo, pero se despiertan tus ganas de seguir girando, tus ganas de cambiar las cosas.


Buen día mundo! Yo también me despierto…

6 de octubre de 2011

GRACIAS POR ESTAR AQUÍ




Recuerdo cuando lo conocí. El efecto que me provocó nunca más ningún otro lo pudo provocar. Ni siquiera en su misma condición. La pena que suscitó en mí me movió para hacer algo, para no dejarlo ahí. Estaba por morir, y si no era así tal vez en lo profundo me gusta pensar que lo salvé, lo salvé de lo peor de la raza humana, y aún así no pude darle lo mejor.

Me parecen lejanos ya los días en que el lugar que ocupaba en mi vida pasó a un segundo, y después a un tercer plano. Alguien vió la palícula “Marley y yo”, bueno me vi reflejada en pleno, como la Jennifer Aniston que da todo por su mascota y cuando nacen los hijos prácticamente se olvida de él. Los perros no viven de solo croquetas. Lloré como una loca en esa película. Cuando terminó y prendieron las luces yo seguía llorando, y mi hija de cinco años me decía “Ma, no llores, no es verdad que Marley murió, ves? Es sólo una peli…”

Pero los animales son ángeles a veces, y esperan. Esperan que tu tiempo se vacíe otra vez. Esperan que tus penas tengan necesidad de un escucha incondicional. Esperan que antes o después tus ojos bajen y les dediques un segundo de tu mirada, una fracción de tu caricia.

Mi perro pagó caro ser de una cierta raza. Nacer para esa raza significa estar al servicio de los cazadores, seres privados de humanidad si los hay. Perdido después de los meses de cacería o abandonado por no servir para su función, era un esqueleto con apenas pelo cuando lo encontré, era un ser con miedo a cualquier cosa que se moviera.

Esta viejo ya, y cada vez que lo veo dormir, casi inmóvil, tengo la necesidad de constatar si respira. Muchas veces me he olvidado de él, pero él nunca se olvidó de mi, me esperó siempre incondicionalmente con su cola en alto y sus orejas alegres cada vez que volví a casa.

Cuando Thai, un pastor alemán, encontró el portón abierto y lo atacó, pensé que lo perdería, su corazón está viejo para ciertas sorpresas. Alguien me dijo que le hablara, que le sostuviera el pecho y la cabeza y le hablara, le dijera que se quedara todavía un poco más con nosotros. Te necesitamos, te queremos mucho, significas demasiado para esta familia, sos uno de nosotros, quedate.

Lloré de sólo pensarlo, le dimos todo el amor que una familia puede dar a un animal. Y lo peor pasó, por suerte pasó. Aún cuando vuelvo a casa parece que no me hubiera visto por años. Cuando vuelven los chicos de la escuela no te deja hacer nada si no lo saludan a él primero. Eso le basta, después se vuelve a recostar en el piso del patio, despalmando sus largas orejas en el piso hasta parecer una alfombra. Sus años, inciertos, son muchos, pero aún está aquí. Gracias amigo mío por estar aquí. Gracias por darle a mi vida lo que muchas veces los seres humanos no pueden dar.

12 de septiembre de 2011

ABSURDAS REFLEXIONES A PROPÓSITO DE DIOS

Mi blog es un lugar donde me siento libre, y donde, a diferencia de concursos literarios y cosas similares, nadie me va a sacar puntos por decir lo que pienso de manera abierta. Como muchos de mis trabajos que serían "impresentables" ante un jurado normal, yo los presento de a poco a mis puntitos rojos, todos esos puntitos que cada vez que abro esta página me llenan de alegría, todas esas historias que se cruzan, en algún modo, silenciosamente, con la mía.

Hay! Qué diría mi suegra en este país de santos y pescadores! si leyera uno de los poemas que más amo... Creo que nunca va a tener el placer o el disgusto...  Para todos mis "puntitos rojos" ahí va.... para recordar en este 11 de septiembre que no sólo en New York explotan bombas de una guerra que no pertenece a los civiles, sino a quién comercia con ella...



ABSURDAS REFLEXIONES A PROPÓSITO DE DIOS


¿Cómo será Dios?

¿Será ese señor anciano de barbas blancas,

imponente, sabio, que muchos imaginan?



En ninguna biblia está escrito

cómo es Dios fisicamente,

pero nos gusta imaginarlo

a nuestra imagen y semejanza



Supongamos que Dios sea indio,

Supongamos que Dios sea negro,

Supongamos que Dios sea mujer o niño,

Supongamos que Dios sea homosexual,

Supongamos que Dios no existe,

Habría un motivo menos para el buen negocio de la guerra

Pero no conviene que Dios no exista,

así que por manual fue inventado,

con diablo incluído.



¿De qué religión e Dios?

Porque le hemos adjudicado tantas

que tal vez esté indeciso por cuál bautizarse.



Para mí que Dios....

Dios es ateo.



Algo es seguro si es que existe,

Dios se divierte

viendo las acrobacias que hacemos

Para comprarnos una feta

de paraíso

Y ríe a carcajadas

cuando nos creemos

los dueños del universo.



También se enojará cuando ponen en su boca

Palabras que jamás ha pronunciado

O cuando cubren con su nombre

Demasiada sangre derramada.



Dios que nos quiso iguales

Dios que nos dio todo,

tristemente se detendrá a pensar en esta tierra

tan cercana al paraíso

a la que hemos convertido en un infierno.



Cuando pierda la paciencia

con la raza humana, creo

que no perderá tiempo en mandar

las siete plagas y ni más diluvios.

Para un apocalipsis de lujo

basta y sobra la estupidez humana.




B.A.

17 de agosto de 2011

NUNCA OLVIDES



http://www.angiulli.info/





Nunca olvides de dónde vienes

La madre que te dio asilo en su vientre

La tierra de la cuál estás hecho

La trama de la cual están construidos tus recuerdos



Nunca olvides quién fuiste

Sobre todo si esa persona

No se parece ni por su sombra

a quién hoy eres



Nunca olvides las manos que te fueron tendidas

cuando estabas en el fondo

Nunca olvides las personas

Que estuvieron a tu lado

Cuando todos se iban.



Nunca olvides perdonar

Porque todos nos equivocamos

El perdón aunque sin olvido, lava tu alma

La devuelve cristalina

Convierte una piedra en diamante

Pasando sobre cualquier miseria humana



Nunca olvides los mejores momentos de tu vida

Los recuerdos construidos junto a las personas que amas,

Los buenos recuerdos son gotas de lluvia en el desierto

Trayéndolos a la memoria cuando todo se quiebra

serán el puente que cruza el abismo

la salvación de toda una vida en un día cualquiera



Nunca olvides tus sueños

Aquellos viejos sueños guardados en un cajón

Tirándolos afuera cada tanto

Reencontrarías partes de tí

Que tiempo atrás dejaste olvidadas



Nunca olvides el respeto a lo que es sagrado

Más allá de justo o equivocado,

Tus mayores, tus propios hijos,

La naturaleza, la inocencia.



Nunca olvides reír cada mañana,

Sonreír y devolver sonrisas,

Ponerle a mal tiempo buena cara,

Dejar de lado la rabia.



Nunca olvides seguir soñando,

Seguir creyendo, seguir adelante.

Nunca olvides la compasión, la comprensión.

Nunca olvides los sentimientos, las personas,

Los pequeños gestos, las grandes palabras.



Nunca olvides porque si olvidas

Te alejarás despacio de tu esencia

Cerrarás puertas que no podrán ser reabiertas

Tu corazón lentamente perderá la metáfora

Y latirá como una máquina que lleva adelante su trabajo

Sin humanidad, sin pasión, sin esencia.





Nunca olvides que todos llevamos una pesada carga

Que se hace más liviana sólo caminando junto a otros

Y por último nunca olvides

Nunca te olvides de mí

Porque esta poesía la escribí

La escribí pensando en tí

 

 
BICHO

27 de julio de 2011

ASÍ

Entendí todos los idiomas de esta tierra

y sentí la tierra.

Yo era todo el mundo

y todo el mundo era mí

Me fueron revelados todos los misterios de la creación y del espacio,

y supe todas las respuestas a las preguntas de este universo.



Sentí como sienten todos los animales

que existen y que existieron

y respiré como respiran

todos los vegetales



Mi corazón estaba agitado

Pero yo era la persona más calma de este mundo

El sol y el viento me acariciaban en igual medida

y una luz resplandeciente cegó mis ojos

para que pueda ver



Esa era la palabra más dulce

en cualquier lengua de cualquier galaxia

No existió ayer ni mañana,

el tiempo era sólo una estúpida invención sin éxito

Fue así como sentí por primera vez

el amor.




b.a.

20 de junio de 2011

EL CAMINO DEL AGUA

El Señor Bormioli sabía muy bien que el agua era un bien precioso. Lejanos eran ya los tiempos en que había sido niño y se había divertido junto a los empleados de servicio lavando el auto en la parte posterior de la mansión paterna. La manguera perdía agua, dejando un río de líquido potable, y la canilla quedaba abierta largo tiempo sin que nadie utilizara el agua que se iba por las alcantarillas. Por aquellos tiempos no se era consciente del pecado cometido contra la humanidad que se estaba realizando con un gesto similar. Pero con el tiempo aquello había cambiado. Los científicos advertían que el agua era un bien precioso, la tecnología doméstica comenzó a cambiar a favor el ahorro del agua. Aparecieron lavaderos automáticos que dispensaban la cantidad justa y necesaria de agua, y sólo para enjuagar el auto. Lavar el auto desperdiciando agua fue prohibido. Más adelante aparecieron lavaderos a seco. Prácticamente sin agua.

Bella fue la era del desperdicio del agua, así la llamaron los estudiosos de medio ambiente. Y si por aquellos años, el vivir con pocos litros de agua al día era una condena de pobre gente en África, ese continente lejano, casi de otro mundo, donde los pueblos poseían agua pero no tenían los medios ni el dinero para distribuirla, pues, hoy en día hasta uno como el Señor Bormioli, había tenido que adaptarse a los tiempos que cambiaban velozmente.

De la era del desperdicio del agua, le había quedado un bello recuerdo, una dulce nostalgia y ningún remordimiento. Los diarios comenzaban a anunciar que se estaba utilizando más agua de la que la tierra poseía, pero muchos como el Señor Bormioli no creían que la sequía forzada llegaría tan rápido. Muchos como él pensaban, que eso sucedería a las dos o tres generaciones futuras, y no dejando descendencia alguna, el Señor Bormioli no se preocupó demasiado por cerrar canillas.

Es más, su señora esposa, había deseado tres fuentes en el jardín de la mansión, apenas se mudaron, y cada una con una estatua esculpida que representaba a sus tres animales domésticos. Y no se preocupaban demasiado si la piscina estaba siempre llena aunque nadie la usara, visto que hubiera sido ridículo tenerla vacía.

Mientras tanto la empresa de los Bormioli excavaba en busca de diamantes y metales preciosos en remotos lugares del mundo, donde estaba permitido aplastar años de derechos humanos y tratados internacionales para el ambiente con unos cuantos dólares, conminando ríos de los que otros beberían, ellos no. Hasta que un día Madre Natura, cerró la canilla. El agua, de repente, terminó.

Podrá parecer absurdo pero así fue. Las precipitaciones ya no traían la cantidad de metros cúbicos de agua suficiente para acaudalar los ríos, porque eran más bien huracanes tropicales, que se habían extendido por toda la tierra, gracias a la falta de forestación. Los ríos, fueron secándose, y la contaminación pasó de los cauces de agua a la tierra, así fue que comenzaron a desaparecer las últimas forestas. Los árboles que habían sobrevivido a la sierra eléctrica, protegidos por una ley de salvaguardia de sancionada en los últimos años, morían por el envenenamiento del suelo, arrastrando las pocas especies animales sobrevivientes a la extinción.

Los hielos se derritieron por el calentamiento terrestre, y aquella agua fue recuperada antes de contaminarse o perderse en el mar, y fue almacenada en grandes reservas, que comenzaron a ser distribuidas a la población. Los Bormioli, millonarios y potentes por generaciones, utilizaron todas las cuentas bancarias que fueron necesarias para comprar los últimos litros de agua disponibles en el mercado negro.

Mientras tanto la población mundial se había reducido a la mitad. Justo cuando fueron inventados los canales subterráneos de salvaguarda del agua. Es decir, el único lugar conocido por el hombre donde aún quedaba agua, eran las napas subterráneas, que, a riesgo de llegar a ser contaminadas irreversiblemente por el estado del terreno, debía ser encanalada y extraída.

Cuando fueron prohibidas también las piscinas y las fuentes, los Bormioli, decidieron rellenar ese inmenso espacio con plantas. Pero al final fue imposible mantenerlas, visto que cada litro de agua que adquirían clandestinamente costaba más que el oro.

En ese preciso minuto en el que el Señor Bormioli se lavaba la cara con la canilla abierta, tres mil personas estaban muriendo por falta de agua. Era en el 2010, los tiempos en que morían solamente cinco mil niños al día por causa de la falta de agua o enfermedades trasmitidas a través del agua, o contaminación del agua, allá por inicios del siglo. Eran bellos aquellos tiempos, porque esa gente que moría era tan lejana que no entristecía el paisaje que los circundaba, y el nivel del mar no se había alzado tanto como ahora, arrastrando ciudades enteras, basura, cadáveres, mal olor.

La crisis del agua había alcanzado niveles decididamente extremos, y los últimos multimillonarios del mundo habían en poco tiempo unido fuerzas para comprar el proyecto más ambicioso que el hombre jamás hubiera podido pensar. El agua bastaría apenas para un año más divida entre las 40 familias más poderosas de la tierra. Los pocos que habían podido acaudalar el dinero que en los últimos años giraba por el mundo, habían podido subscribir una firma para la compra del pasaje que los llevaría lejos de ese planeta que estaba a punto de desaparecer. El agua, elemento fundamental para la vida humana había sido descubierta en Marte.

Faltaba solo una semana para el adiós a la Tierra. La señora Bormioli colocó en preciados baúles de piel de cocodrilo los bienes más preciados que poseía. Joyas, sobre todo, visto que los otros objetos de valor, como cuadros de autor, jarrones, y cuanta obra de arte de valor incalculable, no podía ser embarcada.

Los demás objetos de valor fueron guardados en la bóveda de un búnker de última generación que el señor Bormioli había hecho construir en la mansión años atrás, en caso que alguna misión lograra retornar a la Tierra para buscar los bienes que habían tenido que dejar. Más o menos así habían hecho las restantes familias que se preparaban a partir para siempre de aquel lugar contaminado, devastado, quebrado, inundado. El aire había comenzado a llenarse de partículas altamente venenosas, y algunos habían comenzado a enfermarse de innumerables alergias que el poco tiempo no permitía estudiar y curar. Aquel lugar se había vuelto privo de condiciones para la vida humana.

Aquella mañana de un día no tan lejano, los últimos ricos del mundo, reunidos en uno de los montes más altos del mundo, se preparaban a subir a la nave que los albergaría hasta que llegaran al nuevo hogar, donde los esperaba una vida nueva. Comenzaban a subir uno a uno, algunos sin mirar atrás, comenzaban a sentarse en sus cómodos asientos sin siquiera abrir las ventanillas para observar ese cielo cubierto por una nube negra de polución que los acompañaba ya desde hacía tiempo.

La seriedad reinaba entre aquellas personas, quién sabe tal vez por la falta de luz solar que venían padeciendo. Algunos de ellos soñaban el momento en que habrían superado la atmosfera terrestre, y habrían visto finalmente después de tanto tiempo la luz del sol.

El embarque se realizaría a lo largo de toda la jornada. En tanto las primeras familias en llegar tomarían posición en sus mini apartamentos situados al interior de aquella lujosa nave que era grande como una ciudad y poseía todos los servicios imaginables para un largo viaje. Desde un pequeño sistema sanitario hasta salas de juegos que recordaban la antigua “Las Vegas”.

Las últimas familias habían hecho la registración de embarque y aún las compuertas no estaban cerradas. Los pocos que, con nostalgia daban un vistazo por última vez a aquel lugar inundado por aguas pantanosas, contenientes todo tipo de cadáveres animales, vegetales y humanos, azotada por fuertes vientos, terremotos y tormentas, compartieron una copa de champagne ofrecida por el señor Bormioli, a quién siempre había agradado dar muestra de su poderío con gestos señoriles. Asomados al gran ventanal principal, vieron con gran sorpresa levantarse aquella gigantesca ola negra, que los últimos científicos sobre esa nave habrían catalogado como el Tsunami más grande de la historia de la Tierra, y el último de la historia de la humanidad, si hubiesen tenido del tiempo de tomar apuntes antes de morir no ahogados, sino azotados por la furia de una ola gigante.


BI CHO

14 de junio de 2011

NDIGNAOS! Stéphane Hessel, Madrid y Gerardo Angiulli


Como me gusta empaparme de mundo, me desespero por sentir música de otros lugares, y así los momentos se van asociado imágenes hasta convertirse en recuerdos. Por eso cuando viajo un paisaje en la mente va siempre de la mano de una canción, inevitable. Me gusta saber qué pasa en el mundo aunque a veces me abstengo de TV y noticias por largos períodos para no enfermarme de tristeza crónica, y porque lo que busco, por lo general no está allí. Por eso adoro las historias de viajeros, de ancianos con experiencia, de quién tenga algo para contar.

Ayer me contaron sobre los indignados y soy curiosa porque el movimiento en Italia no se conoce, es una noticia que no existe y nunca se habló de ello. La televisión estatal está en manos de nuestro Presidente del Concejo, y el resto de las televisiones gratuitas pertenece a su familia desde siempre, al igual que la mayor parte de diarios, prensa, editoriales. Y por miedo al contagio la mejor vacuna es la ignorancia, osea que nunca sepamos nada.

Una persona muy cercana a mí en estos días estuvo en Madrid y trajo imágenes que compartiré con ustedes, a ello me aconsejó las palabras de un sabio señor de 93 años, nacido en Alemania y radicado en Francia, con una larga historia por detrás como sólo uno que participó a la Declaración Universal de los Derechos Humanos puede tener. Para que todo tenga una armonía en mi mente faltaría un poco de música del momento, lo que ser escucha en España ahora. Hay alguien que cante lo que está pasando? Seguramente algunos de mis amigos españoles me aconsejará bien.

Entonces los dejo con algunas frases del excelente libro de Stéphane Hessel "Indignaos", que les invito a leer en http://www.slideshare.net/nuestrocanto/stphane-hessel-indignaos,  junto a las fotos frescas del fotógrado Gerardo Angiulli. Las adoro porque en ellas se ven diferentes puntos de vista, y cada uno dentro se reconoce en el suyo. Y los invito a visitar su sitio http://www.angiulli.info/



"Una verdadera democracia necesita de una prensa independiente (...) esto es lo que está en peligro hoy en día."


"Crear es resistir, resistir es crear."

"Hagamos siempre un llamamiento a una verdadera insurrección pacífica contra los medios de comunicación de masas que no proponen como horizonte para nuestra juventud más que el consumismo de masas, el desprecio de los más débiles y de la cultura, la amnesia generalizada y la competición a ultranza de todos contra todos."


"Se puede decir que el terrorismo es una especie de exasperación. Y que esta exasperación es un término negativo. Uno no se debe exasperar, debe esperar. La exasperación es la negación de la esperanza. (...) Estoy convencido que el futuro pertenece a la no-violencia, a la conciliación de las diferentes culturas. (...) Uno no puede excusar a los terroristas que arrojaban bombas, pero puede comprenderlos"


"En cuanto a Gaza, esta es una prisión a cielo abierto para un millón y medio de palestinos. (...) Que los judíos puedan cometer crímenes de guerra es insoportable. Desgraciadamente, la historia muestra pocos ejemplos de pueblos que aprenden de su propia historia."


"Hoy mi principal indignación concierne a Palestina, la franja de Gaza y Cisjordania. Este conflicto es un motivo propio de indignación."


"Es posible identificar desde ahora dos desafíos nuevos:
1- La diferencia que existe entre los muy pobres y los muy ricos, la cual no deja de crecer. (...) Los muy pobres del mundo de hoy ganan apenas dos dólares al día. (...) La constatación de este hecho debería suscitar por sí misma un compromiso.

2- Los derechos del hombre y el estado del planeta. "


"La no-violencia es la la manera más segura de hacer cesar la violencia"


"La violencia vuelve la espalda a la esperanza."


"La peor de las actitudes es la indiferencia"


" Os deseo a todos, a cada uno de vosotros, que tengáis vuestro motivo de indignación. Cuando algo nos indigna, como a mí me indignó el nazismo, nos volvemos militantes, fuertes y comprometidos."



.

"...el conjunto de la sociedad no debe dimitir ni dejarse impresional por la actual dictadura de los mercados financieros que amenaza la paz y la democracia."


"La brecha entre los más pobres y los más ricos no ha sido nunca tan grande, ni la búsqueda del dinero tan apasionada"

(Frases del libro de Stéphane Hessel "Inedignaos".)






.

2 de junio de 2011

UN CHISTE



La vida es un chiste

una broma a veces pesada

una forma de humor extraña

una cosquilla que busca la carcajada



La vida es un chiste

algunos lo saben y se ríen

a otros no les hace ninguna gracia

y hay otros que aún no han caído



La vida es un chiste

a veces se termina

cuando recién lo entendiste





B.A.

15 de mayo de 2011

NO IMPORTA A DÓNDE TE LLEVEN

No importa donde te lleven

La verdad es que nunca lo sabrás si no los sigues

Lo importante es que tomes ese camino oscuro

Lleno de imporbabilidades



Que te tires en el fango

Eso es lo que importa

Que se ensucien tus manos

Que te pintes la cara,

Que parezcas ridículo

Que hagas cosas sin protocolo,

O sentido alguno

Que te equivoques

Que pidas disculpas

Que mandes a la mierda

Que vuelvas a perdonar



No importa a donde te lleven

A veces conducen a la muerte

A veces a la felicidad

A veces al error y a veces al acierto



La gente que hace demasiados monólogos

Al final termina hablando sola

La felicidad no puede ser tal

Si no se la comparte

Y aunque a veces el jarrón de valor

De golpe se parte

A quién importa ser parte

De un club sin locos

Sin locura, sin impulsos

Sin impulsivos

Sin tremendos líos

Ni tremendos abrazos

Ni risas ni llantos

Ni niños ni perros

Ni desorden ni enojos

Ni retos ni perdón

Ni imperfección ni defectos



No importa, no importa dónde te lleven

Sigue tus sentimientos

Adondequiera que vayan

Porque de una cosa estoy cierto

Que te podrán conducir a la locura,

A la muerte, la felicidad o el desengaño

Pero un corazón abierto

Nunca estará solo,

Y de eso sí que estoy,

Estoy cierto.

6 de abril de 2011

HERMANA POBREZA



Soy la hermana Pobreza, digo hermana porque tengo una gemela, se llama Riqueza. Cuando nacimos, una maldición nos unió para siempre. La maldición dice que estaremos sentadas cada una en la parte opuesta de una balanza que jamás estará en equilibrio, la maldición dice que no seremos nunca iguales. Dice que todo lo que a mí me falta, a ella le sobrará como desperdicio, cuanto más sacia ella esté, más se notarán mis huesos. Dice la maldición que cuando mi hermana estará vomitando por los excesos, yo estaré llorando por las necesidades. Ella estará bailando y emborrachándose, cuando a mí me encontrarán seca ya casi sin vida. Cuando ella ría, yo más lloraré, cuando ella más crea ser feliz, yo más cierta estaré de ser desdichada. Sus privilegiados hijos serán contados con los dedos de una mano, en cambio los infelices míos serán masas incontenibles. Cuando yo más golpee a su puerta, ella más me ignorará, hará de cuenta que no me conoce, que nunca me vio, y su arrogancia se cerrará en mi cara. Agonizaré y sentiré todos los dolores de este mundo Indiferencia, pero Muerte no tendrá piedad de mí, no me llevará con ella hasta el día en que mi gemela no sea llevada también.

Soy hija de la Diosa Justicia, que agoniza prácticamente desde que nació. A veces parece que nos afectara la misma enfermedad, una enfermedad que hace que la gente mire para otro lado cuando nos ve. Cierto es que a mi madre es difícil mirarla a la cara, a pesar de sus años y su agonía, no es fácil mirarla de frente y sentirse limpio, por eso casi todos prefieren ignorarla. Mi madre y yo nunca significamos nada para mi padre, por eso me aferro a ella, y trato de mantenerla viva. En cuanto a mí, estoy tan mal, que mi aspecto no es hermoso, no resplandezco como el oro, ni me puedo arreglar con adornos, es por eso que nadie me quiere ver, todo sería mejor si yo no existiera. Pero la maldición que me une con mi hermana gemela, me une hasta la muerte, y el día en que ella muera, moriré yo también. Si ella vivirá por los siglos de los siglos yo también lo haré.

Mi hermana en cambio, se parece más a mi padre, el autoproclamado Dios Dinero, y a él responde ciegamente. Ella nació hermosa, brillaba desde pequeña, y mi padre, queriendo limpiar su imagen, la adoptó. A los ojos de todos, Riqueza es una pobre niña huérfana adoptada por alguien de gran corazón, pero bien sabido es que ambas, somos el fruto de la violación de nuestra madre.

Tengo amigas, si, Esperanza y Lucha. Ellas me dan la fuerza que necesito para sobrevivir y me ayudan a soñar un futuro mejor aún sabiendo que mi destino está escrito y no existe ni siquiera una posibilidad para cambiarlo. Me aconsejan siempre de alejarme de mis parientes lejanos Delincuencia e Ignorancia. Pero sucede que no puedo evitarlo, Delincuencia me ayudó tantas veces, en los momentos de más desesperación, cuando mis hijos lloraban de hambre, o cuando yo misma no podía soportar más mi condición. E Ignorancia, es ella quién está cerca de mí incondicionalmente, cuando peor me siento y nadie se acuerda de mí, no tengo las fuerzas para pedirle que se aleje.

La vida en casa de mi padre es muy distinta. Muchas veces una de sus amantes, Corrupción, me ha invitado a infiltrarme a escondidas y gozar de las fiestas que se dan allí. Pero por más que quiera es inútil, siempre me han descubierto, es un lugar prohibido para mí, no puedo acercarme ni a él ni a mi hermana. Corrupción se divierte viéndome exclusa, llorando de rabia y hambre.

A mi padre le gustan las fiestas, y sobre todo las orgías. No teme nunca distraerse o perder el control, sabe que su poder está garantizado por sus amantes, que aman sobre todo las ventajas que ellas mismas extraen del hecho de estar junto a él. Cada una de ellas le ofrece su granito de arena a la manía de gobernar por sobre todas las cosas de mi padre, y cada una de ellas es una asesina pronta a entrar en acción.

La señora Economía Liberalista golpea bajo cuando se trata de equilibrar los números que tienen que cerrar, sacrificando siempre y únicamente a mis hijos. Gracias a la debilidad de mi madre sus crímenes y mutilaciones a Madre Natura, Diosa de todos los seres vivientes, nunca son condenados. Su nombre Liberalista nada tiene que ver con la Diosa Libertad, de la cuál muchos ponen en duda la existencia, se trata solamente de su propia libertad de ponerle precio a cosas que no se deberían vender. Se divierte enfermando a la población con fiebre de consumismo, haciendo que las personas se cieguen y crean que en la vida sólo se trata de comprar y vender, olvidando la sensibilidad, el amor, la solidaridad. Entre sus juegos favoritos está el de tratar a los humanos como mercadería y a los objetos dar la importancia de las personas.

La señora Violencia, la más temida de todas las amantes, ama inventar guerras para justificar la paz, ama llamar defensa al ataque, ama llamar construcción a la destrucción. Se divierte torturando y asesinando inocentes y después, pidiendo disculpas por haberse equivocado, Junto con Economía Liberalista, han convertido la guerra en el más grande negocio del universo. Sus hijas Violencia Psicológica y Violencia Visual perpetúan su nefasto trabajo a través de la propaganda y los medios de comunicación. El objetivo principal es difundir el miedo a cambiar, el miedo a ser, el miedo a hablar, y hasta el miedo a soñar. Buscan descubrir el gen del miedo y procurarlo a cada habitante en dosis que lo mantengan siempre a raya...

Volviendo a mi familia, mi madre sigue empeorando. En sus fiebres más altas, tiene siempre el mismo sueño. La siento hablar, delira. Sueña que un día su gran amor, el Dios Derechos Humanos, escapa de las tinieblas en que está encarcelado desde hace siglos. Sueña que se aman y de ese amor nace una hija, Igualdad, la cual, como está escrito en las estrellas, será la reina de este mundo, y guiará la humanidad junto a mi madre Justicia y su padre Derechos Humanos.

En cuanto a mí, sé que mi destino será morir junto a Riqueza, pero aún así sueño poder transformarme, sueño convertirme en una princesa de hermosura increíble que ayudará a la construcción de un nuevo mundo. Mi deseo más grande es resucitar de las cenizas del lazo indestructible entre Riqueza y yo, rescatando lo mejor de cada una. Seré la princesa más querida que haya jamás existido y mi nombre será Humildad.

1 de abril de 2011

ESCRIBO PORQUE ESTOY ENOJADA



No tengo muchas ganas de escribir ultimamente. Todo lo que veo a mi alrededor me frena, cosas negativas. El peligro nuclear en Japón, dictaduras y guerras por el resto del mundo, abiertamente declaradas o falsamente enmascaradas, como la nuestra… Nada me inspira, estoy cansada. El tiempo pasa y todo demuestra que no hemos aprendido nada. Está por explotar todo, pero en este país siguen diciendo que vamos a apostar en centrales nucleares!




El 2012 debe ser eso. Lo que los mayas anticiparon, es este camino que se bifurca, o vamos para un lado o vamos para el otro, ya no hay nada que transar. O estamos a favor de este planeta o lo terminamos de destruir del todo, es así que están las cosas. Pero es posible que somos millones movidos por unos pocos? Es posible, es posible. Qué estamos esperando? Qué explote todo? Porqué todavía no hay una unión mundial que diga NO al nuclear? A los que me dicen que con fuentes renovables no llegamos a cubrir la necesidad, yo digo, bueno, intentemos.




En tanto sigo dando vueltas y no tengo ganas de escribir, pero mi espíritu inquieto no se calma fácilmente y así como escriboporquemegusta, hoy escriboporqueestoyenojada.




B.A


*****

EL DESEO

Si realmente los ojos son el reflejo del alma, y las miradas de cada momento reflejan lo que sentimos en ese momento, entonces sí, podría jurar que sé lo que ese chico desea. Y me alegra de que sea así pero no sé si podremos hacer algo con nuestros deseos, porque hace un rato que lo miro, y él me mira. Juraría que queremos lo mismo.

Si la gente me preguntara porqué yo, un joven bien posicionado en la sociedad, con un futuro asegurado en las empresas de su padre, que estudia contabilidad porque algún día será el presidente de la compañía, que anda por la calle cargado de la última tecnología en materia de comunicaciones y autos, que viste solamente de los mejores diseñadores internacionales, que tiene, resumiendo, todo lo que cualquier ser humano común desearía tener para llevar una vida sin problemas, si me preguntaran porqué yo quiero ser él, no tardaría en llegar la respuesta. Quiero ser ese niño que va caminando por el parque con un ramito de rosas para vender a los enamorados porque quisiera tener una cosa que nunca tuve, la infancia. Quiero ser algo que nunca fui, quiero ser niño. De pequeño crecí rodeado de frialdades en un mundo de adultos, nunca tuve hermanitos, y aún teniendo pocos años de vida ya había aprendido a no confiar en los demás. Antes de lo debido sabía leer y escribir, hacer cálculos matemáticos, y con todo ello llamaba la atención de los mayores, pero jamás obtuve amor de ellos. Fui criado entre niñeras y profesores que venían y se iban, y mis padres jamás tuvieron tiempo para leerme un cuento, para cenar conmigo, para jugar. El poco tiempo que nos veíamos servía sólo para que yo tratara inútilmente de ganar el amor de ellos haciendo cosas que otros niños a mi edad ni imaginaban. Aprendí muy temprano la desconfianza, el interés, las cosas hechas solamente a cambio de dinero, la traición. Encerrado en una hermosa prisión llena de lujos aprendí a estar solo, a tener miedo de ser robado o secuestrado, aprendí que mi vida era un número y que valía sólo dinero. Nunca tuve amigos.

Por eso quiero ser él, quisiera tener la inocencia de los primeros tiempos de la vida, quisiera saber qué se siente al correr por el verde pasto dejando que el sol me acaricie el cuerpo sin temor a transpirarme. Quiero saber cómo es estar sucio por haber jugado todo el día a la pelota en un baldío con otros niños, o por haber estado tirado en la tierra jugando a las bolitas, y bañarme cuando se me antoje. Quiero que la tarde se me pase sin saber a cada rato qué hora es. Quiero ser él, estar en un pequeño cuerpo como el suyo para no preocuparme si encajo en el modelo de persona que se espera que yo sea. Quiero que la gente me quiera con inocencia, solamente porque soy un niño, que me den amor a cambio de nada, que no pretendan quererme por lo que tengo, o por mi nombre. Quiero tener la cara sucia, los pantalones rotos, no pensar en números cuando mis amigos me vengan a buscar para jugar a las escondidas. No me importa el resto, no importa lo que venga después, y no me importa si de grande llegaré a ser alguien, porque con tal de volver a ser niño, elegiría morir después de mi infancia, pero la quiero y creo que valdría la pena cambiar toda esta vida de apariencias por un tiempo en el alma de un niño. Seguir viviendo una vida vacía de sentimientos para mí ya no vale la pena, ya es tarde para cambiar mi vida, jamás aprenderé a gozar de las cosas pequeñas de la existencia o a amar sin condiciones, por eso quiero ser él, quiero olvidarme de quién soy y empezar de nuevo.



Me mira fijo a los ojos. Nuestras almas parecen estar haciendo alguna especie de trato. Él también quiere ser yo. Si se tratara de cualquier otro niño no sé si estaríamos de acuerdo, no creo que cualquier otro niño desearía abandonar rápidamente la infancia para convertirse de repente en un adulto. Pero sospecho que él está cansado de mendigar por centavitos. Sospecho que está cansado de vagar por las calles descalzo y sin rumbo cierto. Creo que sueña ser grande y ser un poco como yo. Pero nunca tendrá las oportunidades que yo tuve. Quién le haya contado que las oportunidades se ofrecen en igualdad de posibilidades para todos, y que quien quiere las toma, le mintió. No podrá jamás desde donde está llegar en manera limpia a una posición como la mía. Ese niño no tendrá estudios, no tendrá un lugar, no tendrá ni siquiera algo en el estómago que le de la fuerza para hacerlo. En la vida las únicas oportunidades que tendrá lo conducirán a la miseria, a la delincuencia y al olvido. Adivino que daría lo que fuera por pasar al menos una noche en una habitación como la mía, con una cama llena de frazadas, mullida, que no tenga que compartir con otras nueve o diez personas. Sé que daría cualquier cosa por cenar de noche, por abandonar para siempre el absurdo engaño estomacal del mate cocido. Si tomara mi lugar, tal vez su alma lograrìa conservar algo de lo que es, y podrìa hacer con todo el poder a su disposición cosas más útiles que hacer reproducir el dinero eternamente sin mirar a los costados.

En cuanto a mí, no es que desee ser pobre, lo único que deseo es la oportunidad de tener una infancia, es un tesoro que nunca tuve y que no puedo comprar. Aunque tuviera que morir al día siguiente, quiero saber que la infancia no fue una alucinación que jamás ha existido. Quiero tener la oportunidad de empezarlo todo de cero, de que no me sea todo dado de antemano, de ser yo mismo, y no un títere que se mueve según los propósitos de los demás. Quiero ser amado por lo que soy. Quiero aprender a amar con inocencia y ser amado.

Este es el deseo: el mío volver atrás, el de él, dejar atrás. Este es el deseo y si se cumple, ambos sabemos a qué nos enfrentamos. No sé si podremos hacer algo porque aún no hemos hablado, pero hace un rato que nos miramos, y nuestras almas parecen estar pactando algo. Sé que quiere ser yo porque de repente me parece como si imitara algunos de mis gestos y expresiones. Sabe que quiero ser él porque me he parado del banco de la plaza en que estaba sentado sin dejar de mirarlo, y con un ramito de rosas en la mano me doy cuenta de que moverme como él ya no me cuesta, y que mis pies, descalzos, están sintiendo el polvo de la tierra.


B.A


****

17 de marzo de 2011

LAS COSAS POR LAS CUALES VALE LA PENA VIVIR

Les voy a seguir contando cosas de él, y de por qué me gusta tanto. Hablo de Roberto Saviano, el escritor italiano de “Gomorra”, que recientemente participó en la creación del programa televisivo “Vieni via con me” (Algo así como . “Vámonos juntos”) en el canal 3 de la Rai.

Dice Roberto que para un escritor la televisión es como respirar debajo del agua. Yo creo que respiró mejor que un pez debajo del agua. Era como si le faltara el aire a veces, pero era lindo verlo así, sincero, trasparente. A mí también me falta el aire cuando me emociono o estoy nerviosa. A Roberto le puede llegar a faltar el aire, pero lo que nunca le faltará es la palabra.

Consideren que desde que publicó su libro “Gomorra” Roberto no vive más su vida. Dondequiera que vaya un grupo de guardaespaldas lo protege de las amenazas de muerte que lo persiguen de noche y de día. Se mueve por el país viviendo poco tiempo en el mismo lugar, no puede ver a las personas que ama. Lo admiro profundamente porque creo que las palabras tienen que ir siempre pinceladas por la realidad, son en vano si son totalmente parte de un mundo imaginario, para mí. Las personas que escriben para cambiar el mundo merecen la gloria, no la persecución.

Los medios decían que iba a ser un gran fracaso el programa, que sólo una pequeña minoría lo habría seguido. Y sin embargo los números demostraron que no son pocas las personas que se cansaron de ser representados por una clase política sucia, y de ser englobado en una ecuación en la que todos somos iguales, corruptos, deshonestos y miramos la misma televisión chatarra de mujeres reducidas a culos y tetas, y gente embobada por programas llamados “reality” pero que tienen que ver con una realidad mezquina y limitada. El primer programa superó en rating al rey de esos programas, el Gran Hermano y también los partidos tipo Inter-Barcelona de la Champions League. Yo creo que cada uno con la tv sintonizada en el programa quisimos decirle algo a Roberto: “No estás solo. Tu barrera de protección somos todos nosotros”.

“Llegar a tantas personas te cambia la vida” Dice Roberto. “Cada día me llegaban millones de cartas y mensaje de personas que me recordaban su apoyo, su solidaridad. Me sentía a menudo defendido y abrazado por una unanimidad de la cual por demasiado tiempo había desestimado la fuerza, la dignidad, la pasión. (…) Y entiendes lo que nunca hubieras imaginado: mejor para muchos que haiga una televisión horrenda que justifique el horrendo mundo, en vez de entrever un modo para poder cambiar las cosas, que ponga en crisis a cada uno.” Así descubrió Roberto que a través de la televisión, instrumento considerado una máquina para oscurecer las mentes, se estaba aceptando unas ganas de transformar, de cambiar, de decir que el país es diferente de cómo está representado, diferente de su clase política, diferente del desastre que se está viviendo.

La idea inicial era contar esta Italia diversa a través de listas que serían la gramática de la transmisión. Una idea simple en la cual la participación del público fue máxima: todos pensaron en una propia lista y en transmisión y a través de Facebook les llegaron millones. Bellas, divertidas, dramáticas.

Continúa contando Roberto: “Me sentí siempre atraído por las listas. Un día me gustaría escribir un libro de solo listas. Y estoy seguro que la lista de las cosas por las cuáles vale la pena vivir es un ejercicio fundamental para recordar de qué estamos hechos. Me gustaría pasar el tiempo escuchando lo que escriben las personas, sus diez motivos que dan sentido a la vida. Me hubiera gustado poderlas leer en la transmisión. Pero las palabras hay que saber ahorrarlas. Solo que aquí tengo el papel delante de mí, y él no se sustrae nunca. Desgraciadamente y por suerte. “

Roberto Saviano invita a un ejercicio de escritura, esencial pero para nada fácil. Personalmente probé el otro día a escribir mi propia lista de diez motivos por los cuáles vale la pena vivir. Él dice que no tienen que ser en orden de importancia, y más bien espontáneos. Te pones delante del papel y los diez primeros que te saltan a la mente los escribís. Y quién alguna vez pensó en algo similar? Me pareció algo tan difícil que reflexioné lo siguiente. Primero quiero invitar a todos a hacer el ejercicio y completarlo antes que yo, mandándomelo como comentario. Soy curiosa, yo también quiero saber los motivos de los demás. Y fue esto lo que imaginé para poder escribir los míos. Qué tendría que ser una lista que llevara doblada en mi bolsillo siempre, para sacarla y leerla en aquellos días grises en los que todo me parece ajeno y frío. Prueben ustedes. Yo mientras tanto les termino de traducir y les explico los diez motivos de Roberto Saviano.

1- La mozzarella de búfala aversana. (Es un tipo de queso delicadísimo y delicioso que se hace solo en Nápoles, lugar donde nació el escritor)

2- Billy Evans que toca Love Theme From Spartacus. (No pude dejar de ir a este link y escuchar http://www.youtube.com/watch?v=2NJwZoa3f8Q  )

3- Llevar a la persona que más amas delante de la tumba de Raffaello Sanzio y leer la inscripción en latín que muchos ignoran. (Raffaello Sanzio: pintor y arquitecto italiano del Renacimiento, más conocido como Rafael. Para los que no tienen la oportunidad de verlo en persona, la frase de Pietro Bembo, sobre la tumba del considerado el más grande artista popular de todos los tiempos, dice: “Aquí yace Raffaello, del cual la naturaleza temió, mientras era vivo, de ser vencida; pero, ahora que está muerto, teme morir. “)

4-       El gol de Maradona del 2 a 0 contra Inglaterra en el mundial de México ’86. (Y aquí no puedo estar en desacuerdo. Es un vídeo que como argentina que soy, me pone la piel de gallina. Y ya he hablado en mi blog de Maradona y todo lo bueno y lo malo de mi país que él representa. Pero este es el gol relatado por Victor Hugo, que casi se pone a llorar, y dice “Quiero llorar, Dios santo viva al fútbol… barrilete cósmico, de qué planeta viniste para dejar en el camino tanto inglés?" Emocionante hasta para un italiano. http://www.youtube.com/watch?v=6Emtw0TH_9I )


5- La Ilíada. (Epopeya griega atribuida a Omero)

6- Bob Marley que canta Redemption Song escuchado en los auriculares mientras caminas libre. (http://www.youtube.com/watch?v=IoSjZ0ZmLqU   Pero aquí lo que duele en el alma como una daga es el hecho que Roberto hace tiempo no puede caminar libre, solo, por un parque o plaza, escuchando música en los auriculares. En este mundo al revés no son los criminales los que no pueden caminar tranquilamente por la calle…)



7- Tirarse en lo profundo, donde el mar es mar.

8- Soñar volver a casa después que fuiste obligado a alejarte durante mucho, mucho tiempo.

9- Hacer el amor.

10- Después de una jornada en la que juntaron firmas en contra tuyo, abrir la computadora y encontrar un e-mail de mi hermano que dice: “Estoy orgulloso de vos”.



Y estas últimas no tienen necesidad de explicación.


Espero ansiosa muchas listas...



B.A.

13 de marzo de 2011

MARIO VARGAS LLOSA y los piqueteros intelectuales

Comparto parte de la nota del destacado escritor, del día de hoy publicada en el diario "El país" . He recortado las partes que más me han impactado pero invito a todos a leer la nota completa de Mario Vargas Llosa.



Piqueteros intelectuales


"El grupo Carta Abierta pidió a la Feria del Libro de Buenos Aires que me retirara la invitación para inaugurarla, por mi posición "liberal" y "reaccionaria". ¿Qué quieren, una nueva Cuba? "

"Si tal mentalidad hubiera prevalecido siempre en Argentina el general José de San Martín y sus soldados del Ejército Libertador no se hubieran ido a inmiscuir en los asuntos de Chile y Perú y, en vez de cruzar la Cordillera de los Andes impulsados por un ideal anticolonialista y libertario, se hubieran quedado cebando mate en su tierra, con lo que la emancipación hubiera tardado un poco más en llegar a las costas del Pacífico sudamericano. Y si un rosarino llamado Ernesto Che Guevara hubiera profesado el estrecho nacionalismo de los intelectuales kirchneristas, se hubiera eternizado en Rosario ejerciendo la medicina en vez de ir a jugarse la vida por sus ideas revolucionarias y socialistas en Guatemala, Cuba, el Congo y Bolivia."


"El nacionalismo es una ideología que ha servido siempre a los sectores más cerriles de la derecha y la izquierda para justificar su vocación autoritaria, sus prejuicios racistas, sus matonerías, y para disimular su orfandad de ideas tras un fuego de artificio de eslóganes patrioteros. Está visceralmente reñido con la cultura, que es diálogo, coexistencia en la diversidad, respeto del otro, la admisión de que las fronteras son en última instancia artificios administrativos que no pueden abolir la solidaridad entre los individuos y los pueblos de cualquier geografía, lengua, religión y costumbres pues la nación -al igual que la raza o la religión- no constituye un valor ni establece jerarquías cívicas, políticas o morales entre la colectividad humana. Por eso, a diferencia de otras doctrinas e ideologías, como el socialismo, la democracia y el liberalismo, el nacionalismo no ha producido un solo tratado filosófico o político digno de memoria, sólo panfletos a menudo de una retórica tan insulsa como beligerante. Si alguien lo vio bien, y lo escribió mejor, y lo encarnó en su conducta cívica fue uno de los políticos e intelectuales latinoamericanos que yo admiro más, el argentino Juan Bautista Alberdi, que llevó su amor a la justicia y a la libertad a oponerse a la guerra que libraba su propio país contra Paraguay, sin importarle que los fanáticos de la intolerancia lo acusaran de traidor."


"Me apena que quien encabezara esta tentativa de pedir que me censuraran fuera el director de la Biblioteca Nacional, es decir, alguien que ocupa ahora el sitio que dignificó Jorge Luis Borges."


Leer la nota completa del diario "El país" escrita por Mario Vargas Llosa.

LOS PERROS NO SABEN REIR


Leer introducción al cuento

Había una vez: un papá, una mamá, un niño y una niña. Como todos los veranos, ese verano irían a visitar al abuelo Pedro, que vivía en la montaña, a sólo algunas horas de allí.

Los chicos adoraban aquel viaje, porque despacito, el paisaje cambiaba. Los altos edificios del centro, comenzaban a hacerse cada vez más bajitos, hasta transformarse en simples casas. Y después las casitas de los barrios, unas pegaditas a las otras, comenzaban a tomar distancia entre ellas y a mostrar hermosos jardines llenos de árboles y flores. Finalmente, la naturaleza predominaba sobre el cemento, dejándose ver majestuosa en todo su esplendor, y ante los ojos de los niños se comenzaban a ver las primeras lomas.

Las pocas casas que se veían por allí eran muy lejanas entre ellas, como la del abuelo Pedro, que se encontraba sola en una lomita. Los niños ya sabían a memoria lo que iban a ver, pero cada vez, miraban entusiasmados, cada uno por su ventanilla del auto.

De repente, el auto frenó por un grito de alarma de la madre.

_ ¡Cuidado!_ gritó ella.

Las gomas del auto dejaron una marca negra, y todos abrieron bien los ojos, mientras el corazón les latía fuerte por la sorpresa de la frenada.

_ ¡Pobrecito!_ dijeron todos. Y vieron como un perro que se acababa de cruzar en el camino huída asustado y despavorido entre medio de la hierba alta.

Era un perro marrón como la tierra seca, con un manto negro, y sobre todo estaba flaco como la rama de un árbol. El padre estacionó el auto en el costado de la ruta, y junto con la madre trataron de buscar al pobre animal en medio de toda aquella hierba que se extendía hasta las montañas más altas. Pero el perro había desaparecido en un abrir y cerrar de ojos. Los niños miraron lo más afinado que pudieron entre aquella hierba marrón clara, para ver si lo encontraban, pero la verdad era que el perro se había ido.

_ Tal vez consiga de comer en alguna de las casas de la montaña._ Se consoló la madre.

_ ¡Estoy seguro que es un perro abandonado mamá! ¡No podemos dejarlo solo!_ Protestaron los niños.

_ ¡Tenemos que ayudarlo!_ dijo el más pequeño sollozando.

Entre todos comenzaron a llamarlo con silbidos, pero no funcionó. Entonces la madre pensó que hubiera sido mejor si estacionaban el auto detrás de algunas plantas altas, y si permanecían todos quietos en silencio para no asustarlo.

_ Si tiene hambre, entonces no resistirá a los sándwiches de milanesa que preparé para el viaje. ¿Están dispuestos a regalárselos?_ Dijo la mamá.

_ ¡Siiii!!! Respondieron a coro entusiasmados los niños.

Así fue que la madre, despacio y sin hacer demasiado barullo, colocó uno detrás de otro, trozos de sándwich de milanesa hechas de carne, y el perfume de aquel picnic atrajo irresistiblemente al perro hambriento hacia la trampa que le habían tendido.

Comió los primeros trozos velozmente, y siguió comiendo la fila de carne que le habían dejado, hasta llegar a los que más cerca del auto se encontraban.

_ Shh! Hagamos silencio, sino lo asustaremos y lo perderemos de nuevo._ Dijo el padre.

Así fue que todos permanecieron inmóviles y en silencio, viendo como el perrito asustado se acercaba temblando y lleno de miedo, pero con tanta pero tanta hambre que era capaz de hacer cualquier cosa por un poco de comida.

Llegado al último trozo de sándwich, el más grande de todos, el perro se dio cuenta de que ya era demasiado tarde, se había acercado demasiado al auto y zas! lo habían tirado de la larga oreja hacia adentro.

_ ¡Qué olor!_ Dijeron todos a coro. Porque de verdad que hacía mucho tiempo que no se bañaba y el olor a sucio se hacía casi insoportable. La madre lo acomodó entre sus pies y no dejó ni un solo instante de acariciarlo, a pesar de su pelo duro y sucio, para demostrarle amistad y darle confianza. Pero el perro no paraba de temblar de miedo.

_ ¿Qué nombre le daremos?_ Dijo Nina.

Pero fue allí que todo el entusiasmo se desvaneció porque el papá explicó que el animal no podría quedarse.

_ Lo ayudaremos, y cuando esté bien, lo regalaremos a alguien que pueda tenerlo._ Dijo muy serio.

_ ¡Queremos tenerlo nosotros!_ Respondieron los niños. Pero por más que suplicaran, el padre repitió que no podría quedarse. Aún así podían elegirle un nombre.

Los niños consultaron por un poco y finalmente se pusieron de acuerdo con una velocidad que dejó asombrados a los padres. Le pusieron Punto, porque al perderse en medio de toda aquella hierba les había parecido un punto en el horizonte.

Llegados a la casa del abuelo Pedro, corrieron todos a mostrarle el nuevo amigo. Aquella tarde lo lavaron y lo secaron, aunque a Punto no le gustó nada todo aquello y seguía temblando de miedo por cualquier cosa.

El abuelo, que siempre cocinaba como para un batallón de soldados, le puso en un plato los fideos que habían sobrado y algunas albóndigas con salsa. Y Punto se devoró todo en un instante.

Nina y Evo buscaron en el desván cajas y frazadas viejas para construirle una cucha y hasta le colgaron un cartel en la puerta con escrito su nombre.

Por días y días Punto no se movió de su cucha. Por más que los niños lo llamaran, sus ojos seguían siendo tristes, y se rehusaba a entrar en la casa, aún cuando le ofrecían gustosos trozos de carne. El abuelo había dado el permiso para que, de noche, la cucha de Punto estuviera en la habitación de los niños, dado que estaba muy débil y era mejor cuidarlo un poco. Pero aún así, a la hora de pasar debajo de la puerta, Punto clavaba sus uñas en el piso y no había nada que pudiera moverlo. Por eso los niños tenían que levantarlo en brazos, y llevarlo por las escaleras hasta llegar a la habitación donde estaba su cucha, que aparte las innumerables caricias de los niños, era lo que más tranquilo lo hacía sentir.

Aquella mañana, el abuelo y los niños, salieron muy temprano con la camioneta hacia el pueblo, sin dar demasiadas explicaciones a los padres. Llevaban a Punto del veterinario. Hicieron una larga fila, entre patos, gallinas, gatos y también una que otra oveja.

Como para todas las puertas que había que atravesar, los niños levantaron a Punto en brazos y lo colocaron sobre la camilla del veterinario, mientras temblaba como una hoja seca. Llegado su turno tuvieron que tenerlo entre todos a la hora de aplicarle las vacunas con una grande inyección que parecía no encontrar un poco de carne entre todos aquellos huesos flacos.

Lucas, el veterinario le examinó los dientes, las uñas, lo observó dentro de los ojos y orejas y dictaminó:

_ Probablemente Punto era un perro de caza. Aproximadamente tendrá cinco o seis años. Tiene algunas viejas heridas de guerra, probablemente de jabalí salvaje. El jabalí es su enemigo número uno, y así como lo ven de bueno y temeroso, se transforma en una bestia cuando se enfrenta a uno. Ah, pero no se preocupen! _ dijo el veterinario viendo las caras de los niños_ dentro casa es el animal más bueno, educado, respetuoso que pueda existir.

Los niños volvieron a casa con una libreta de identidad que en la tapa decía “Punto”. Aún así aquello no serviría para convencer a los padres de que pudieran adoptarlo.

Aquella noche Nina y Evo imaginaron juntos la historia de Punto. En base a lo que había dicho el veterinario, y otras cosas que el abuelo había contado sobre los cazadores y los perros de caza, los niños dedujeron que Punto, terminada la estación de cacería, se había perdido perdiendo el rastro de su grupo en algún riachuelo, y no sabiendo sobrevivir solo en aquel inmenso lugar, vagaba perdido y asustado, casi moribundo, como lo habían encontrado.

Debido a la rigidez de la preparación para la caza, Punto había estado encerrado en una jaula durante largos meses, para desatar toda su furia contra el jabalí a la hora de encontrarlo, y tal vez por ello temía tanto las puertas, por miedo a quedar encerrado allí largos meses en soledad.

Aquella noche los niños lloraron muchísimo, mirando aquel animal lleno de cicatrices, que había perdido casi todo el pelo por la desnutrición y que parecía apenas una bolsa de viejos huesos cansados. Por la mañana la madre, cuando fue a despertarlos, los encontró durmiendo en el piso, abrazados a aquel pacífico animal que comenzaba a querer a los niños como ellos lo querían a él.

Los días de las vacaciones en casa del abuelo Pedro fueron pasando y era hora de volver a casa. Punto viajó con su cucha en la parte trasera del auto. Aún así era triste el adiós con la montaña, con la naturaleza, con la casa del abuelo, porque volver a la ciudad significaba que los niños no podrían quedarse con Punto, puesto que no le podían ofrecer un lugar en aquel pequeño departamento en el que vivían.

La madre hizo una bella foto a aquel animal que, poco a poco comenzaba a estar mejor. El pelo le había crecido y también un poco la barriga, sus ojos estaban un poco más vivaces y la largas orejas lo hacían parecer un apuesto animal doméstico. Entre todos hicieron un aviso para regalarlo a quien pudiera cuidarlo mejor, pero la elección del nuevo dueño quedaría en manos de Nina y Evo. Ese era el trato.

Tocaron a la puerta algunas personas, que aunque tal vez merecían tener un animal como Punto, pero vivían muy lejos como para que Nina y Evo pudieran ir a visitar al animal. Las visitas periódicas para ver como se encontraba Punto, también eran parte de trato.

Los días seguían pasando y la madre comenzaba a notar que ninguna persona en el mundo sería para Nina y Evo, merecedora de un perro como Punto. Y viendo que la estadía se extendía demasiado tiempo, tomó la decisión de elegir personalmente a la persona que sería el dueño de Punto.

Los niños rogaron, lloraron y suplicaron pero la madre dijo que aquella misma tarde alguien vendría a buscar a Punto, y sería su nuevo dueño.

Sonó el timbre pero Nina y Evo no quisieron abrir la puerta de la habitación. Habían disfrazado a Punto de oso de peluche para que no se lo llevaran. Hasta que sintieron una voz familiar.

Abrieron la puerta y fueron los tres corriendo a saludar al nuevo dueño. ¡Hasta Punto de la alegría olvidó su peor miedo y atravesó las puertas! ¡El abuelo Pedro había decidido tener a Punto en su casa! Un perro tan bueno no podía ser abandonado otra vez y el abuelo en aquellos días se había encariñado tanto que lo llevaría a su casa.

Las visitas periódicas a Punto fueron cada verano, cada Navidad, Pascua, Reyes Magos, Año nuevo, día de la primavera y por supuesto el día de cumpleaños de Punto.

Cada vez que los niños estaban por llegar, minutos antes de que el auto estacionara, Punto empezaba a agitarse y ladrar, correr y saltar. En poco tiempo Punto recobró su hermoso pelo y su salud. Y ha vuelto a sonreír. Aunque algunos aún afirman que los perros no saben reír.


LEER MÁS CUENTOS PARA NIÑOS

DICEN QUE... LOS PERROS NO SABEN REIR

Eso es lo que ustedes creen. Para mí se ríen de nosotros y de cómo nos complicamos la vida. De todos modos el tema no es ese, el tema es este cuento para niños que ganó un lugarcito en el libro “La sopa de letras” de Fergutson, junto a cuentos de otros autores, entre quienes Mar Solana, es la historia de un perro abandonado. Y fue ella que esta mañana me hizo pensar, porqué no? Porqué no darle color a Punto, después de haberle dado color a Violeta, Doña Nube y Erino? Dicho y hecho. Tomé el dibujo original en blanco y negro y le di el color que necesitaba para compartirlo con todos.

La historia modificada es la historia verdadera de mi perro Pluto. Por motivos de privacidad su nombre fue cambiado por “Punto”. También la historia fue modificada. Lo encontramos cuando estábamos de novios mi marido y yo, en un viaje que hacia Roma. Logramos agarrarlo, casi moribundo y anulamos el viaje para llevarlo a casa. El resto es historia, hace 10 años que vive con nosotros y su bondad es infinita.



En este cuento para niños intento rescatar el alma simple de quién, aún sabiendo el empeño y los cuidados que necesita un animal, decide adoptarlo. Aquí en Italia, donde la limpieza es una prioridad, los animales tienen prohibido entrar en parques y jardines, y son vistos sólo como una fuente de gérmenes y suciedad. Muchas veces personas que quiero mucho y que son muy religiosas me aconsejaron deshacerme del problema de los pelos del perro dándole una albóndiga envenenada. Me parece terriblemente triste que mis hijos crezcan con una sociedad que desprecia los animales y no sabe ver el infinito amor curativo que sólo ellos son capaces de dar. Rescatando la espontaneidad y la inocencia de los niños que tienen cuenta de la suciedad o los pelos, dedico a todos ellos mi cuento…

 LEER "LOS PERROS NO SABEN REIR"

PASE LO QUE PASE…

Dos semanas desde que empecé mi nuevo trabajo pasaron volando. La familia se reacomoda, los horarios, los tiempos dedicados a cada cosa. Mi nuevo trabajo es vender abonamientos de televisión privada, y por supuesto como vendedora no podía hacer menos que poner una parábola en casa y ver lo que vendo. Me gusta, ahora cuando puedo miro películas y, no pudiendo con mi genio, escribo las frases que me tocan de cerca.


Hace tiempo que no sigo las noticias desde cerca. Sin embargo, me entristece mucho lo que pasó en Japón y aún no terminó de pasar. Me uno a las condolencias, y espero que la situación de los reactores nucleares pueda ser tenida bajo control. Esta experiencia tendría que ser un precedente, tendría que enseñarle algo a la humanidad, eso espero. De más está decir que soy pro-energías renovables. Para los que quieran tener una idea de la situación basta ir al sitio de Greenpeace.
Cambios en el mundo aparte, esta mañana, abrí el correo electrónico y me llevé una gran sorpresa. Mi amiga a la distancia, compañera de letras, Mar Solana me presentó en su blog, y entre correos, comentarios y la bellísima nota que me dedicó, algo en mi domingo cambió para mejor. Me dieron ganas de escribir, de contar, de seguir haciendo lo que me gusta de verdad, aunque no pueda hacer de ello mi trabajo, por ahora.


Vender nunca fue mi fuerte. No sé presionar, a mí me gusta ser sincera con las personas y no las puedo obligar a hacer algo que no quieren. Me pongo siempre en el lugar de los demás y un vendedor no tendría que hacerlo. Sé que tampoco este trabajo durará mucho para mí. A veces creo que soy una eterna anti-conformista, y me pregunto si habrá un trabajo que me pueda calmar. Si, si lo tomo como trabajo y no como algo que me tiene que hacer feliz. Tal vez sea ese el secreto, entender que un trabajo es solo eso, y que lo importante está en otra parte. En casa, cuando abrimos la puerta y alguien mueve la cola por nuestra llegada, o se nos tira encima para abrazarnos.


Pero yo quiero más, quiero alegría en mi trabajo, quiero amigos, quiero risas, porqué no?! Por el momento vuelvo a lo que me gusta, la primera cosa que dejo de lado cuando estoy muy ocupada. Escribir. Contar con palabras estampadas. Las que salen de mi boca son siempre menos poéticas. Si supiera hablar como escribo! Vendería a paladas!


En la película que vi ayer, una loca que creía ser la actriz de “La dolce vita” de Federico Fellini, repetía un par de veces a una amiga golpeada por la vida una frase del mismo Federico. Era algo así como “Pase lo que pase no dejes nunca de apreciar la risa de los niños que juegan”. Por eso pase lo que pase nunca dejes de apreciar la risa de los niños cuando juegan, nunca dejes de apreciar la cola de un perro que te saluda alegre, no dejes de llorar por el dolor de los otros, pae lo que pase nunca dejes que tu corazón se vuelva de piedra...

1 de marzo de 2011

ALAS PARA VOLAR


Una tarde de marzo o abril, cuando apenas el sol nos invitaba a salir afuera, encontré en mi terraza un pajarito muerto. Era pequeño, a penas formado y sin plumas. Había caído de algún balcón, queriendo seguramente volar. Enseguida llamé a mis hijos que estaban con dos amiguitos, para que lo vieran. Pensé que podría interesarles ver de cerca un animal aunque temí no poder responder a demasiadas preguntar sobre la muerte.


Ellos tomaron la situación con espíritu de exploradores. Lo miraron, lo investigaron y decidieron hacerle una tumba en una grande maceta que tenemos en la terraza. Una piedra hizo de lápida conmemorativa y le escribimos su nombre “Pimpi” acompañado de las siglas R.E.P. Por algunos meses mis hijos le pusieron flores silvestres recogidas aquí y allá.


Esta mañana, en cambio, años después del entierro de Pimpi, mi hija de seis años me repitió una frase salida de la boca de una de sus compañeras de escuela. La niña insiste en decirle a los demás que cada uno es libre y que sus padres no pueden mandar en sus vidas (niños de 6 años!). Al principio la frase me chocó y traté de contrastarla completamente poniendo un muro delante, diciendo todo lo contrario. Pero la respuesta no dejó tranquila el alma de mi hija y la frase hoy volvió a surgir.


Entonces me acordé de Pimpi, y le respondí con su historia.


_ Mi amor, te acordás de Pimpi?_ le dije.


_ Si mamá, porqué?


_ Porque quiero que pienses en él cuando tu amiga diga que no necesitás de tus padres. Todos tenemos alas para volar en libertad, pero necesitamos de los mayores para que nos enseñen a usarlas, porque si tratamos de usarlas demasiado temprano podemos caer desde lo alto y hacernos muy mal. _ le dije.


_ Como le pasó a Pimpi, que no tenía a su mamá al lado. _ reflexionó ella.


_ Exacto! _ seguí._ Una mamá y un papá tienen que estar siempre cerca de su pichoncitos para enseñarle lo que se puede hacer y lo que no, porque si lo dejaran solo, tratando de volar con alas pequeñas que aún no están preparadas para grandes alturas, todo puede salir mal.


Ella siguió haciendo lo que estaba haciendo y mientras su cabeza ya parecía pensar a algo nuevo le dije: “Mamá siempre va estar con vos”.

Y dentro de mí seguí la frase: “… va a ser difícil verte crecer y dejarte usar esas alas maravillosas sola, pero así será. Nunca seré una jaula, sino el viento que te ayude a volar en libertad”.


B.A



MÁS REFLEXIONES

MÁS CORTOS