26 de noviembre de 2010

EL HOMBRE QUE AMO

Foto: Gerardo Angiulli
El hombre que amo

camina por las veredas de la ciudad

me lo encuentro en una plaza,

en una esquina, en un bar



A veces me mira

o me dice cosas

A veces me ignora

o simula que no existo



De a ratos lo conozco

o acabo de conocerlo.

Cuando tengo ganas de verlo

salgo a la calle y observo.



El hombre que yo amo

está disperso por todas partes

y voy encontrando sus trozos

en distintos cuerpos andantes.



Tiene apariciones de ángel

Pero comportamientos de demonio

- tiene algo de Dios

y algo del Diablo -

me hace promesas

y nunca promete cumplirlas



A veces creo que se ha metido

de lleno en un solo cuerpo

Me hace feliz por un rato

después se aleja como un gato.



En cada hombre

encuentro partes de él,

que cambian, se transmutan,

ponen en duda mi convicción.



Nunca consigo todas sus partes

siempre algo queda afuera

para confundirme y desafiarme,

para ver si de una vez por todas

amaré lo que tengo sin quejarme.




B.A.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada