24 de julio de 2010

NO SÉ QUÉ DÍA ES HOY

Foto: Gerardo Angiulli
No sé qué día es hoy. Por lo general no tengo un calendario en la cabeza. No sé qué día es. Para ver si tengo algo importante que hacer tengo que mirar el almanaque, donde trato de re-escribir todos los años las fechas de cumpleaños de mis amigos y parientes y las citas importantes a las que tengo que ir. Por lo general recuerdo, de lunes a viernes, y con un poco de esfuerzo el día de la semana, porque tengo que ir siguiendo el ritmo de un trabajo, y a pesar de mis grandes distracciones, soy muy puntual. Pero si me preguntaran,” ¿Qué día es hoy?” Sé decir sólo esto: hoy es un día maravillosamente especial, está lloviendo y la temperatura bajó unos cuantos grados, es pleno verano y el sol venía haciendo su trabajo a maravilla, hasta que se levantó viento y empezó a llover. El calor que empezábamos a detestar, da lugar a esta brisa fresca. Es como uno de esos días de los grises meses de invierno, en que finalmente, se ve el sol. Y no memorizaré la fecha, pero de seguro allí estaré, de cara al sol.

Mis hijos tenían calor y se quitaron todo. Empezaron a caer las primeras gotas y se pusieron a bailar debajo del agua. Los miré riendo y les hice una foto. A veces es la locura la que nos salva de la rutina. Ellos tomaron mi mano y me llevaron debajo del agua. Una madre debería decir “No se mojen, que les va a hacer mal!”. Ahora estamos los tres con una toalla en la espalda viendo como unas simples gotas de agua, convierten un día más en un día maravilloso. No sé qué día es hoy, pero sé que es un día que no olvidaré jamás.
        
                                                                                                                                                         B.A.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada